Skip links
devocionales la obra mas grande • Becoming a Disciple-Maker

La obra más grande – The Disciple-Maker’s Devotional

“De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.”
– Juan 14:12

La declaración completa dice, “El que en mí cree (el creyente), las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. (Juan 12:b) La palabra “mayores” en este caso sólo puede referirse a la cantidad de nuestro trabajo. Debido a la deidad de nuestro Señor, ¡no puede referirse a calidad! Fue sólo por la brevedad de Su vida y Su ministerio corto de tres años y medio que nuestras obras podrán ser mayores – es decir, ¡más numerosas que las de Él!

Usted nunca escuchará un sermón que sea mayor que el Sermón del Monte, ni podrá decir palabras más poderosas que Su “calla, enmudece”. Cuando Él habló, las aguas agitadas del Mar de Galilea de repente se calmaron. Nuestras obras “mayores” definitivamente no serán como cualquiera de las demostraciones de Su divinidad. Hacer milagros en la esfera natural no era nada extraordinario para Él porque los podría hacer en cualquier momento en que los quisiera hacer. Sanaba cualquier enfermedad física o emocional que encontraba, así que éstas no eran las obras mayores que dijo que haríamos. Todo le era posible – excepto controlar la voluntad de los hombres, porque escogió no hacerlo. Para que entendamos esto – ¡lo que más le importaba en cuanto a los hombres es que decidamos ejercer el don de nuestra libre voluntad para creer en Él!

Al final de su ministerio terrenal, Jesús dijo, “y me seréis testigos . . . hasta lo último de la tierra” y nos comisionó, diciendo “id, y haced discípulos a todas las naciones”. (Hechos 1:8, Mateo 28:19a) Los cristianos han de llevarle Su mensaje al mundo entero. ¡Nuestra misión es multiplicar! En Lucas 8:8, ilustró esto para nosotros al decir, “Y otra parte cayó en buena tierra, y nació y llevó fruto a ciento por uno.”

Por medio de la multiplicación espiritual, que ocurre naturalmente como el resultado del testimonio diario de cualquier cristiano y como el resultado de hacer discípulos, ¡cada creyente puede participar en las obras mayores! Esto es lo que el Señor prometió, y cada uno de nosotros podemos tener esta experiencia.

By Billie Hanks Jr.

Leave a comment

This website uses cookies to improve your web experience.